15 octubre 2019

Las innovaciones exponenciales


La rueda fue la primera innovación exponencial de la historia, ya que produjo una transformación masiva en el sector del transporte.  

Se inventó sobre el año 3.500 AC pero más que probablemente cualquier cavernícola sabía que las piedras redondas rodaban. 

Si esto fue realmente así, ¿por qué tardó tanto tiempo en diseñarse? La creación de la rueda no fue difícil, lo realmente complicado fue idear el eje alrededor del cual gira este objeto. 

El invento del eje fue clave para permitir el desarrollo de esta innovación exponencial. 

06 octubre 2019

Más ideas locas que nunca


Hoy en día se están explorando más que nunca ideas y llevando a cabo experimentos con esas ideas y poniendo en marcha más ideas locas que nunca.

¿La razón? Es mucho más barato poner tu idea en Internet, lanzar una campaña y hacer pruebas para comprobar si alguien puede estar inmteeresado en comprarla.    

En el  año 2000, lanzar una start-up relacionada con el mundo de Internet tenía un coste de 5 millones de dólares. Había que contratar software, hardware y también personal. Cinco años después, gracias al código abierto y a la escalabilidad horizontal, el coste pasó a ser de 500 mil dólares. En 2009, gracias a la nube y a los servicios en la Web de Amazon, pasó a ser de 50.000 dólares. Actualmente, debido al crowdsourcing, crowdfunding y otras plataformas colaborativas, el coste es inferior a 5.000 dólares.

No es que los emprendedores tengan hoy mejores ideas (aunque pudiera ser que también) sino que están dispuestas aprobarlas una y otra vez, de forma continuada e insistente.  

Mientras tanto, en las grandes empresas, las ideas tienen que ser refrendadas, seguir unos procesos burocráticos de aprobación y someterse a todo tipo de controles y filtros.

Sin duda, en la próxima década, seremos testigos de una profunda transformación en todas las industrias. 

22 septiembre 2019

Cambiar las creencias para innovar


La innovación tiene que ver mucho con las creencias. Y con modificar las creencias que muchas veces tenemos ante las situaciones. 

Si creemos, por ejemplo, que la única manera de parar un taxi es esperar en una esquina a que pase uno con la luz de libre y levantar la mano, continuaremos allí de pie esperando hasta que pase un taxi para darle el alto. 

Sin embargo, en el momento que empecemos a no creer que lo que hace todo el mundo a nuestro alrededor es la única forma de hacerlo. ahí es cuando se incia la verdadera innovación. 

Para cambiar de una creencia actual a otro novedosa debemos dar dos pasos bien diferentes: 

1) Acceso al espacio del problema: nosotros y el problema tenemos que cruzarnos. Si nosotros y el problema nunca nos encontramos, nunca sabremos que existe. 

2) Descreer: debemos estar dipuestos a pensar en que la forma en que se hacen las cosas actualmente puede no ser la mejor o la única forma de hacerlo. Este es el cominzo de la innovación. 
 

15 septiembre 2019

Inventar el trabajo


No todo el mundo lo percibe, pero estamos en un cambio profundo, en una revolución a cámara "lenta" y de gran magnitud. 

La era de la robotización ya está aquí. Como sucedió con el móvil, todas las tecnologías tienen un periodo latente hasta que, de pronto, se disparan. Lo siguiente será la conducción autónoma. Ya está aquí. 

La razón fundamental de que esto suceda es el precio (cada vez los robots son más baratos) y también el hecho de que cada día los robots son más inteligentes. 

En este contexto, muchos trabajos peligran. ¿Cuáles? Esencialmente aquellos que sean más fáciles de explicar. Un trabajador que trabaja en una fábrica y atornilla una pieza 10.000 veces por día, tiene en peligro su puesto de trabajo. Es evidente que lo primero que reemplazaran los robots son este tipo de trabajos. 

En un tipo de trabajo que sea más difícil de explicar, esto costará más ya que requiere de intuición, habilidades sociales, trabajo en equipo... 

En todo caso, habrá que inventarse trabajos. Y ser muy imaginativo. Las estimaciones señalan que en 2023 el 70 % de la gente desempeñará su labor de manera independiente o subcontratada. 

Tiempo de ser creativo.

09 septiembre 2019

El peligro del sesgo de confirmación


El denominado sesgo de confirmación es uno de los principales motivos por el que las ideas equivocadas persisten en el tiempo.  

Dicho sesgo es un proceso humano normal, automático, que afecta a cualquier persona, por el que el cerebro, en un esfuerzo por mantener su eficiencia, busca y acepta únicamente información del entorno que demuestre que su pensamiento es correcto. 

Cuando el fenómeno del sesgo de confirmación afecta a un CEO o a un Director General, la propia viabilidad de la empresa puede quedar afectada, pues su influencia hace que todo su círculo promueva ese sesgo de confirmación, se cometan errores garrafales y se genere un clima de desmotivación e indefensión aprendida. 


15 julio 2019

Gestionar los egos


Innovar no es suficiente si no transforma. Eso es difícil. Nada cambia sin las personas. 

Una empresa puede tener la mejor estrategia y contar con herramientas innovadoras pero si las personas no guían las iniciativas de transformación o no cuentan con las capacidades y habilidades para inducir y promover el cambio, nada de lo que se haga va a funcionar. 

Por eso es muy importante el papel del líder. Sin duda, sus reacciones se pueden contagiar al resto de manera negativa. 

Además, las personas necesitan un espacio de seguridad emocional. Sí es cierto que la innovación es impredecible pero los errores forman parte del proceso de aprendizaje y el progreso. Es decir, los errores forman parte de la normalidad. 

Por último, en equipos innovadores conviene gestionar adecuada y prontamente las envidias y los egos. Algo nada sencillo.   

30 junio 2019

Criticismo y curiosidad


"El antídoto contra el criticismo es la curiosidad"

John Whitmore

15 junio 2019

Por qué los jefes rechazan las propuestas de sus colabradores


No pocos trabajadores se quejan de que sus jefes rechazan sus ideas y de que sus peticiones son ignoradas. 

Una interesante investigación da unas pistas sobre el porqué podría suceder esta situación. En primer lugar, muchos jefes no tienen autonomía para cambiar las cosas. Se hallan dentro de estructuras de decisión centralizadas y en el fondo son poco menos que "meros intermediarios".

Por otra parte, aunque tengan facultades para actuar deben mostrar éxito a corto plazo. Eso es lo que esperan de ellos sus jefes. 

Por todo ello, muchos jefes escuchan al empleado pero no hacen nada con sus ideas. Al final, los empleados deciden dejar de hablar con sus jefes para plantearles sus ideas y mantenerse en silencio. 

Claro está que el silencio tiene un precio muy elevado si la empresa quiere o necesita potenciar de verdad la innovación.  

10 junio 2019

La regla 70 20 10


Una regla dentro de la compañía Google habla del 70/20/10.

Dedicar el 70 % del tiempo a sostener la innovación en el negocio principal, el 20 % a explorar otras oportunidades adyacentes y el 10 % a buscar nuevas ideas.  

De esta manera se piensa que puede potenciarse la serendipia empresarial, desarrollando una cultura diversa, dinámica y proactiva, abierta a la iniciativa, que estimule la exploración de nuevas oportunidades y en la que estas se sepan reconocer cuando se presentan.  

Al fin y al cabo, anticipar y prevenir los vaines del azar es extremadamente difícil y más en tiempos VUCA. 

Parece que la esperanza se halla en reducir el impacto de estos vaines cuando aparecen y estar en disposición de aprovecharlos cuando son favorables.

30 mayo 2019

La ineficacia de la enseñanza (tradicional)


Leo una entrevista con uno de los más reputados expertos en aprendizaje infantil, el indio Sugata Mitra. 

Hace 25 años, cuando se creía que eran necesarias muchas horas de aprendizaje para manejar un ordenador se le ocurrió la idea de ir a un suburbio de Delhi y dejar un ordenador con conexión a Internet a niños que no habían visto nunca ninguno, que no habían ido a la escuela y que no hablaban inglés. 

En pocas horas, el niño que recibía el ordenador estaba navegando por la red y enseñando a otros niños a hacerlo sin intervención de ningún adulto. 

Repitió el mismo experimento en otros barrios y en otros países. Siempre con los mismos resultados. Tampoco registró diferencias cuando consideró el nivel socio económico de origen de los niños. 

Su primera conclusión: hasta los 12 años todas las mentes de los niños son brillantes y su capacidad de autoaprendizaje sorprendente.  

A tenor lo que buscaban los niños cuando se conectaban a Internet (básicamente, juegos; medicamentos para sus abuelos; temas de actualidad de los que oían hablar a los adultos y las respuestas a sus deberes escolares) y, en especial, de que eran capaces de aprender por sí mismos sin ayuda del profesor, formula su segunda conclusión: 

internet ha convertido la enseñanza tradicional con maestros en el método más caro y menos efectivo de enseñanza.  ¿Por qué? Sencillamente, acumular datos carece de sentido.