09 junio 2014

Hacer gimnasia mental




Todo el mundo posee ese pensamiento impulsado por la imaginación que se manifiesta como la capacidad de generar nuevas ideas, conceptos y soluciones originales a los desafíos de la vida personal y profesional. Dicho pensamiento se denomina creatividad.

La creatividad es una cualidad innata de las personas, sin embargo, debido en un importante grado a la educación recibida y también a las condiciones de estrés en las que vivimos, no pocas personas presentan dificultades para dejar volar su imaginación y generar procesos creativos. Estas personas viven desconectadas de su hemisferio derecho.

Hacer gimnasia mental implica realizar una serie de ejercicios que trabajan la integración de los dos hemisferios cerebrales estableciendo así nuevas conexiones neuronales y desarrollando en suma la creatividad.

Realizar esta clase de ejercicios para tonificar los músculos cerebrales no es en absoluto difícil. He aquí algunas actividades recomendadas:  

• Determina un lugar para anotar tus ideas, puede ser una pequeña libreta o una aplicación para notas en tu dispositivo móvil. Las ideas y los pensamientos que surjan cuando leas una revista o un periódico, cuando navegues por internet o camines por la calle, conviene escribirlas con prontitud. Dedica un tiempo a la semana para revisar esas anotaciones, para desechar las ideas que no funcionan y para mejorar las ideas que te parezcan prometedoras.

• Interactúa con lugares que te inspiren. Ve a parques, visita museos, acude a exposiciones, ferias o congresos de manera regular, en especial cuando te sientas estresado o bloqueado; entabla conversación con personas que no conozcas.

• Cuando navegues por internet o por en las redes sociales decántate aquellos lugares que tengan más contenido visual. Echa un vistazo a tutoriales, a pinturas, a dibujos; y haz breves anotaciones de lo que tú harías para mejorar o complementar el trabajo visual que viste.

• No dejes de lado tus pasiones, dedica un tiempo los fines de semana para realizar actividades que te nutran a ti mismo, tales como pintar, bailar, cuidar el jardín, hacer deporte, etc.

• Evita la rutina. Trata de no caer en la repetición de actividades diarias. Se trata de algo muy difícil, pero tal vez puedas romper ese círculo con actividades muy simples tales como tomar otra ruta al ir al trabajo o al volver a casa. O comer otra cosa, en lugar de comer todos los jueves paella.

2 comentarios:

jd roman dijo...

Muy bueno lo del Jueves y la paella :)

Manuel Ferrández dijo...

Y es que las tradiciones cuesta mucho romperlas...