05 agosto 2015

La historia de los Lacasitos




Hablar de las conocidas grageas de chocolate con leche cubiertas por 150 capas de azúcar de siete colores diferentes (blanco, rojo, marrón, azul, verde, amarillo y naranja) es hablar de innovación. 

Aunque mucha gente piensa que se trata de un plagio de los Smarties (a los que sí parece que plagió M&M's), el invento en cuestión (1982) procede de cuando los hermanos Lacasa – propietarios de una empresa centenaria fabricante de turrones – probaron los Lenti, un producto de chocolate del tamaño de una lenteja, en un viaje a Italia. 

A la vuelta, pensaron en hacer un producto similar en su fábrica de Utebo (Zaragoza). Los hermanos Lacasa convencieron al maestro chocolatero de la casa italiana, Romano Quianelli, para que se fuera con ellos. Era 1979. Primero presentaron un producto parecido al actual en una Feria Internacional y tras el éxito cosechado siguieron mejorando su receta hasta la que conocemos actualmente. En quién se inspiró Quianelli para crear un chocolate con forma de lenteja es un secreto. Lo que no sucede con su receta: chocolate puro y 150 capas de azúcar, y la última coloreada. El nombre del producto procede del apellido familiar, obviamente. 

Los imitadores aparecieron muy rápido lo cual obligó a la empresa a sellar cada uno de los Lacasitos con la firma de la casa. Un signo de identidad. Lo que de momento no ha sido imitado es su tradicional envase en forma de tubo que, en realidad, es una réplica del envase del Optalidón, un analgésico que tomaba la madre de los hermanos.

(Una última curiosidad: con los Lacasitos que se producen al año se podrían dar  dos vueltas y media a la Tierra).

2 comentarios:

moork zoo dijo...

Acabo de leer un artículo (https://omgfacts.com/the-scandalous-story-behind-m-ms-name-93ee2f398efc) en el que explican que el Sr. Mars, de chocolates Mars creadora de los M&M's, copió la idea de sus grajeas de chocolate de unos caramelos españoles que se repartian a los soldados durante la guerra civil, la ofreció al ejercito americano, que la implementó con gran éxito, para que sus soldados tuvieran algún dulce que no se estropeara en cualquier condición climática. Al volver los soldados americanos de la 2ªGM, ya eran adictos al caramelo, lo que causó el éxito de la versión comercial de M&Ms.

Un saludo!

Manuel Ferrández dijo...

Muchas gracias Moork Zoo por tu información. Era consciente de ella. De hecho, Wikipedia ya la consigna y otras muchas webs también hablan de ella. Eso sí, mientras algunas mencionan que lo que hizo la firma estadounidense es copiar, otras webs prefieren emplear la expresión se "inspiró en"... En todo caso, la idea es brillante y la creación de la marca y de su identidad también me lo parecen.