18 mayo 2014

Creatividad y marketing


"Mi abuela murió hace un año y medio. Hace poco podía ir a verla a Google Maps, pero ya la han borrado". Así se lamentaba una usuaria de Twitter de que el Street View de Google Maps haya actualizado la foto de la calle de su abuela. En la versión actual ya no se puede ver a la anciana vestida de negro del brazo de otra que parece llevar una bata azul. Hoy la calle aparece desierta y la fachada que antes era blanca es amarilla.

Carmen Pacheco lo contaba en un tuit que publicó el pasado mes de marzo, acompañado de una imagen en la que podía contemplarse el antes y el después de la calle en Google Maps.
 
La publicación fue retuiteada cerca de 1.700 veces y marcada como favorita otras tantas. Y, pese a no llevar mención directa a Google, su división en Madrid tuvo conocimiento de la historia.

Algo más de un mes después, Google le envió el siguiente tuit a Pacheco, acompañado de una foto de su abuela:



"Supongo que vieron mi tuit. Yo no había contactado con ellos ni nada parecido", explica Carmen. "No sé cómo se enteraron de la historia aunque no es raro porque tuvo muchos retuits. Tampoco sé cómo encontraron la dirección para localizar esa foto en su archivo histórico. En cualquier caso, me ha alegrado el día". 

Junto a la foto de la abuela de Pacheco, Google Madrid aporta un enlace a su blog donde explica una  funcionalidad que estrenó esta misma semana, consistente en permitir al usuario contemplar imágenes "antiguas" (el archivo de Google data de 2007) de los lugares del planeta fotografiados por Street View.

Desde luego un gesto de humanidad con el valor añadido de proceder de una multinacional, y una inteligente y creativa maniobra de marketing. ¿Qué mejor publicidad para la nueva funcionalidad de Street View? 
Ahora bien, me pregunto lo siguiente ¿habrá previsto Google la avalancha de peticiones que podría avecinarse?

No hay comentarios: