22 enero 2014

Fracasos que se recuerdan


En estos días se cumplen 30 años de la histórica resolución donde la Corte Suprema de EEUU que acabó dando la razón a Sony en su batalla de varios años contra Universal

Unos años antes, Universal y Disney habían presentado una denuncia contra Sony por sus equipos Betamax, que apenas llevaban unos años en el mercado. Para Universal, Sony era culpable de que sus equipos sirvieran para violar el copyright de producciones de televisión y cine (esto podría suponer el fin de la industria, argumentaban). Tras varias apelaciones, el 17 de enero de 1984 se produjo la histórica sentencia de la Corte Suprema. 

Curiosamente, Betamax fue posteriormente una de las tecnologías derrotadas más célebres de la historia. Desde luego, han sido muchos los intentos de introducir alguna novedad en el mercado que han acabado mal, pero el caso de Betamax es uno de los más célebres.

Betamax había sido lanzado en 1975, mientras que su competidor directo, VHS, vio la luz en 1976. En sus primeros modelos, Betamax podía grabar un máximo de una hora de vídeo, igual que el formato U-matic del cual derivaba. En cambio, VHS permitía grabar hasta dos horas. RCA, además, lanzó un grabador de VHS que soportaba hasta 4 horas.

En respuesta a esto, Sony lanzó el X2/Beta, que permitía grabar 2 horas. Esto fragmentó más el mercado, ya que no todos los reproductores y cintas eran compatibles entre sí. VHS consiguió capacidades de hasta 10 horas, con los modos LP, con un precio bastante reducido, lo que fue uno de los factores importantes en esta guerra.

La calidad de ambos formatos era bastante similar. Betamax ofrecía algunas líneas horizontales más en su primera versión, aunque luego se fueron equilibrando. De todos modos, los consumidores se fijaron más en la capacidad de las cintas que en la calidad que ofrecían estas. (si se hubiesen decantado por la calidad probablermente habría prevalecido el formato Video 2000, lanzado por Philips y Grundig, técnicamente superior a los otros dos en no pocos aspectos).

VHS triunfó en Estados Unidos, alcanzando una cuota del 75% de las ventas en 1981, lo que propició que los estudios y las productoras optaran masivamente por ese formato.

Dicen, sin embargo, que realmente el verdadero impulsor del VHS fue la industria del porno, ya que fueron los primeros en optar por ese formato. 

Sea como fuere, en Europa, el VHS ya tenía el camino rodado. Su fuerte implantación en Estados Unidos hizo que los precios fueran mucho más asequibles que los del rival, lo cual facilitó su entrada en el mercado.

Finalmente, en 1988 Sony empezó a fabricar vídeos en VHS, certificando la práctica defunción del formato Betamax.

2 comentarios:

paginas web dijo...

Super interesante!

paginas web dijo...

Super interesante!