25 abril 2011

La historia de una pendiente

Pau García se reunía frecuentemente con un amigo suyo para realizar programación. Sus casas están separadas por una pendiente muy empinada. Cuando se veían, a veces olvidaban archivos en casa del otro. Para ahorrarse caminar la dichosa cuesta, idearon un sistema operativo desde la web: la información puede almacenarse en un sitio al que acceder desde cualquier terminal conectado a internet. 
 
"Si eso era útil para nosotros, lo sería algún día para más personas", pensaba Pau. Al principio, los usuarios de eyeOS (así bautizaron al sistema) eran sólo cinco personas.
 
Corría el año 2005. Inicialmente, muchos medios especializados hablaban de la inutilidad del invento. Sin embargo, era la anticipación del "cloud computing".

Hoy son millones las que utilizan eyeOS. El sistema se usa en 67 países y es el proyecto de software libre más grande creado en España.

La humildad es una de las cosas que más recomienda poner en marcha Pau García en todo proceso creativo. Lo peor, señala, es juzgar una idea sin haberla explorado a fondo

Él mismo y sus amigos vivieron la parte negativa de esa situación en primera persona cuando desecharon asociarse con Jack Dorsey y otro estudiante que les proponían trabajar conjuntamente en el desarrollo de un nuevo sistema de comunicación que facilitaba a los usuarios enviar y publicar mensajes breves (alrededor de 140 caracteres). Pau cuenta que rechazó la propuesta por considerarla sencillamente "estúpida".

La empresa que unos meses más tarde constituyó Jack Dorsey y su colega se denominó Twiter.  Hoy tiene un valor de mercado de 10.000 millones de dólares. 

3 comentarios:

jd roman dijo...

¡ Hola !!! Aquí el aguafiestas. He de confesar que yo sigo sin entender lo de Twitter. Me deja perplejo. Lo mismo con Facebook. ¿ A quién le puede apetecer dejar constancia de temas irrelevantes a la vista de todos ?

Debo ser que ya me estoy haciendo mayor ... :(

Manuel Ferrández dijo...

¿Aguafiestas? Para nada. Está muy bien pensar diferente.

Para tu tranquilidad, no creo que la edad tenga nada que ver tu perspectiva.

En mi opinión, se trata más bien de un tema de valores.

Anónimo dijo...

jd roman, a mí me pasa lo mismo!!! Pensaba que era un bicho raro...
(puede ser que lo sea, pero ahora descubro que no estoy sola!)

Me da una pereza absoluta tanto leer como particpar en Twitter o en Facebook.
Maria C.