30 enero 2010

Asociar


Asociar es un mecanismo básico del proceso de pensar

Cuando contemplamos al mundo, asociamos. Lo que observamos son, al fin y al cabo, representaciones, significados. El mundo observado se modifica con la experiencia. Lo que se observa es, en realidad, lo que se ha aprendido a reconocer y ese reconocimiento procede de una serie de aprendizaje de asociaciones.



Las asociaciones que tienen mayor interés para la productividad creativa son las asociaciones que se realizan para buscar respuestas a problemas en elementos que no parecen tener relación con lo que se está tratando de hacer, entender o solucionar. 


En las asociaciones más remotas se contempla y se busca en lugares no comunes, posibilitando así que las respuestas no sean comunes.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, Manuel. Creo que la foto es de Man Ray o de Marcel Duchamp, dadaístas ambosdós. Duchamp dijo una vez que lo más bello que había visto en su vida era una pala para quitar la nieve. Él y unos cuantos más son los padres del conceptual, y vale la pena echar un vistazo a esa pandilla de locos geniales. Hablando de asociaciones... lo insólito era lo más habitual en ellos. Imagínate, uno dijo: "Voy a hacer de mi vida una obra de arte', ¡casi nada! RZ

Manuel Ferrández dijo...

Gracias por tu comentario, Rafa.

Aprovecho una parte del mismo para plantear una reflexión: si algo insólito es lo más habitual, ¿no deja de ser insólito?

Creo que, desde luego, así es para esa persona en concreto, aunque el resto de "observadores" sigan probablemente utilizando el calificativo de insólito, raro o extravagante.

El relativismo está presente en muchas facetas de la creatividad.

Anónimo dijo...

¡Ooops...! Manuel, creo que hay una contradicción en los términos, algo insólito no puede ser lo más habitual, porque entonces dejaría de ser insólito. Comprendo lo que planteas, y en el fondo estoy de acuerdo contigo; lo nuevo, realmente nuevo... es muy difícil encontrarlo. RZ