15 noviembre 2017

Música y creatividad


Escuchar música puede ser útil para promover el pensamiento creativo de maneras económicas y eficientes en diversos entornos científicos, educativos y organizativos cuando se necesita un pensamiento creativo.

Un reciente estudio explora la música como fuente de creatividad. La música ha demostrado mejorar la cognición y mejorar el aprendizaje y la memoria en otros estudios, por lo que los investigadores pensaron que tal vez también tenga un impacto en el pensamiento creativo.

En el experimento, los participantes probaron ejercicios de creatividad que medían el pensamiento divergente y el convergente mientras se exponían al silencio (escenario de control) o a la música clásica que evocaba cuatro estados emocionales distintos: feliz, calmado, triste o ansioso.

Tras proponer una serie de actividades a los participantes, se comparó su rendimiento en el pensamiento divergente y convergente.

Los participantes que habían escuchado música feliz tenían puntuaciones significativamente más altas en el pensamiento divergente que aquellos que habían actuado en silencio. En otras palabras, se les ocurrieron más ideas totales y más ideas creativas e innovadoras (según una clasificación que hicieron personas que no estaban familiarizadas con el objetivo del estudio).

Los resultados sugieren que escuchar música alegre aumenta el rendimiento en el pensamiento divergente. Es decir, mejora la flexibilidad cognitiva necesaria para encontrar soluciones innovadoras: la capacidad de cambiar entre diferentes conceptos y perspectivas, en lugar de ver el problema desde un punto de vista rígido.

Curiosamente, el hecho de que a los participantes les haya gustado o no la música no tuvo ningún impacto en su desempeño, lo cual apunta a que los beneficios no provienen simplemente de disfrutar de la música.

Ninguno de los tipos de música tuvo un impacto en el pensamiento convergente, que requiere encontrar una respuesta correcta en lugar de abrir la mente a muchas ideas potenciales.

Además, también puede tener que ver con el estado de ánimo creado por la música feliz. Después de todo, la felicidad se considera una emoción positiva que amplía nuestra mentalidad y aumenta nuestro deseo de explorar y jugar.

Aunque los investigadores no analizaron los cambios de humor, la investigación apunta un vínculo entre el estado de ánimo positivo y la creatividad, lo que sugiere que este puede ser el mecanismo subyacente detrás de los beneficios de la música feliz.

En cualquier caso, los resultados concluyen que a las personas nos va bien escuchar música feliz mientras trabajamos, especialmente si necesitamos encontrar nuevas formas de ver un problema en particular. 

No hay comentarios: