05 octubre 2017

Saludar al discrepante


Discrepar tiene muy mala prensa pero, a menudo, constituye uno de los activadores de la creatividad. Piénsalo de manera opuesta: ¿qué sucede en esos entornos donde nunca hay una voz más alta que otra?. Efectivamente, muchas veces subyace un temor al conflicto y de ahí que las personas que trabajan en esos entornos suelan mostrarse pasivos en relación  a los demás.

El desacuerdo no solo es inevitable, sino saludable siempre que se gestione adecuadamente. 

Las personas que provocan discrepancias, a menudo, son los verdaderos potenciadores de mejoras. 

No hay comentarios: