14 junio 2017

Cambia de tarea con frecuencia si quieres ser creativo



Cuando nos enfrentamos a problemas que requieren de nuestra creatividad, muchas veces nos metemos en un callejón sin salida sin darnos cuenta. Por eso, acabamos dando vueltas y vueltas a las mismas ideas ineficaces y no distinguimos el momento de cambiar de rumbo. Y eso es lo peor: no darnos cuenta de que estamos utilizando un pensamiento rígido.

Por tanto, cuando trabajes en tareas que requieran de tu pensamiento creativo, haz descansos en tu rutina para refrescar tu enfoque. Fija esos descansos en intervalos regulares. Utiliza una alarma si es preciso. Cuando suene, cambia de tarea: revisa el correo electrónico, limpia tu mesa, date una vuelta y después vuelve a la tarea original.

Si eres reacio a tomarte un descanso porque crees que estás “on fire”, recuerda que puede ser un espejismo. Todos tendemos a generar ideas redundantes cuando no hacemos descansos regulares. Por tanto, pregúntate honestamente si tus últimas ideas son cualitativamente distintas.

Por último, no te saltes el descanso de la comida y, sobre todo, no te sientas culpable por tomarte descansos, sobre todo cuando te sientes bloqueado. Hacerlo puede representar un mejor uso de tu tiempo. Y también mejores ideas.

No hay comentarios: