10 octubre 2015

El valor de la innovación incremental






Muchas personas, al pensar en innovación tienen únicamente en mente a la innovación disruptiva. Esto es: grandes ideas y revolucionaros enfoques que suponen cambios de rumbo drásticos en una organización. 

Desde luego, este tipo de innovación es fantástica y, seamos honestos, también muy difícil de que se produzca. De ahí que también convenga tener presente el valor de la innovación incremental. Pienso que las empresas (y también las personas) deberían centrarse en este tipo de innovación, en lugar de trabajar tan duro en cómo pueden dar con la siguiente idea disruptiva. 

Es verdad que las mejoras incrementales no siempre son frescas, pero con el tiempo suelen producir un significativo impulso de los resultados empresariales.

Ello no significa que las empresas tengan que centrarse en la innovación incremental en todo momento. Lo que quiero decir es que sólo porque una idea o un programa sea relativamente pequeño al generar respuestas a cuestiones más modestas, no tendría que ser desechada. La innovación dentro de una empresa tiene muchas facetas, y las mejoras incrementales también tienen sentido. 

Por supuesto, estas ideas más pequeñas no van a salir en la portada de ninguna revista (puede que ni siquiera la de la compañía), pero van ayudar a la persona a conservar el trabajo y también a producir un impacto acumulativo en la organización.

No hay comentarios: