21 diciembre 2014

El peligro de hacer precisiones


Ya he escrito en diversas ocasiones aceca de las denominadas "frases creaticidas", aquellas que coartan la creatividad. También de la frase asesina por antonomasia: el "Sí, pero...". 

Tal vez no nos hayamos detenido demasiado en lo que sucede cuando hacemos demasiadas precisiones a las ideas que nos presentan. En general, lo que sucede es que en lugar de felicitar a esa persona por su idea adoptamos esa inclinación (hacer puntualizaciones como sea) y decimos algo así como "Buena idea, pero resultaría mejor si..."

En la mayoría de ocasiones puede que nuestra precisión haya mejorado el contenido de la idea en un porcentaje muy bajo (¿5 por ciento?), pero sin darnos cuenta hemos reducido el compromiso de esa persona para ejecutar la idea en un porcentaje sustancialmente mayor. 

Su idea es ahora nuestra idea y las personas no quedan tan entusiasmadas con la idea como lo estaban antes de hablar con nosotros. 

Ese es el peligro que entraña hacer precisones.

No hay comentarios: