04 diciembre 2014

Abrirnos al inconsciente


¿Sabías que el mero hecho de sostener una bebida caliente incrementa la sensación de "calidez" de una determinada personalidad? ¿O que darle un traguito a un brevaje de sabor repugnante aumenta la severidad de nuestros juicios morales?

El neuromarketing (la aplicación de las técnicas de las neurociencias al ámbito del marketing) lo conoce perfectamente y lo explota al máximo al hacer uso de la denominada psicología del consumidor, en especial en el ámbito de la publicidad y del branding.

¿Cuál es el asunto capital aquí? Básicamente el siguiente: estamos tan acostumbrados que no lo notamos, pero la mente humana se comporta como un juez incansable que no cesa de "escanerar" todo lo que percibe: personas, objetos, información, sonidos, olores. Este proceso constante lo hace mediante evaluaciones básicas del tipo me gusta-no me gusta, bueno-malo, etc. 

Son procesos automáticos y muy rápidos que nos pasan desapercibidos.

Afortunadamente, nuestra mente es especialmente susceptible a las influencias subconscientes y puede darse cuenta de algo que la severidad de nuestra mente evaluadora ya ha juzgado o evaluado con su rapidez habitual.  

De ahí que muchas técnicas creativas se basen en propiciar un estado mental favorable que nos predisponga a estar más atentos a lo que ya sabemos (pero no nos hemos dado cuenta de que lo sabemos).

No hay comentarios: