13 julio 2014

La escucha creativa




La práctica de la “escucha creativa” implica salirse de la propia experiencia e identificar el valor de la idea de otra persona, con la intención de construir a partir de ella.

Sin duda, los avances creativos y las soluciones innovadoras requieren de la escucha creativa. Por desgracia, es una habilidad no demasiado común en muchas organizaciones. De hecho, suele suceder todo lo contrario. Cuando alguien comparte no ya una “idea loca” sino una idea que se sale de lo normal, la tendencia primera es citar todas las razones por las que no funcionaría y, desde luego, apelar al infalible “Sí, pero…” como respuesta.

La habilidad de la escucha creativa es clave en el buen teatro de improvisación: los actores escuchan las palabras del actor que acaba de hablar y, a pesar de no haberlas escuchado nunca anteriormente, construyen sobre esas palabras para continuar la narración. Los improvisadores la llaman la regla del “Sí, y…”.

Imagínate  el potencial sin explotar que puede ser liberado si las personas abriésemos nuestras mentes y nuestros oídos y respondiésemos con un “Sí, y…” a las ideas de los demás.

Por cierto, una pregunta indiscreta: ¿qué idea has generado recientemente gracias a la escucha creativa?

No hay comentarios: