19 mayo 2014

Ponernos la nariz de clown


La nariz roja ha hecho al payaso un personaje siempre reconocido, generando un punto de atención para la gente. También se considera la máscara más pequeña del mundo. 

El clown o payaso es una fascinante profesión. Pero también una poderosísima técnica que establece una alianza entre el humor y la conciencia. 

Cuando un payaso se pone la nariz entra en el personaje. El payaso vuelve a ser un niño pequeño. Conserva toda la ingenuidad y toda la inocencia

El clown divierte y también se divierte. La búsqueda del clown es la busqueda del propio ridículo. Pero le da igual. Porque no juzga

Disfruta con todo lo que hace y juega a ser torpe y, desde ese punto, es libre. 

El clown en definitiva es ingenuo, entusiasta, inocente y vulnerable, torpe y estúpido, curioso y honesto (se muestra tal como es).

Nos vendría bien ponernos la nariz de payaso para conectar más genuinamente con la creatividad.

No hay comentarios: