13 mayo 2014

Ir un paso más allá



El hacha es probablemente la primera herramienta inventada por el ser humano. Sin embargo, su diseño ha permanecido inalterado durante miles de años. ¿La razón? Probablemente todos la dábamos por buena. 

Ahora Heikki Karna, un finlandés jubilado, ha introducido pequeños cambios, pero muy significativos, en el ancestral diseño de la herramienta.

Todo sucedió cuando Heikki comenzó a talar árboles para construir una nueva casa en el bosque. Durante la tarea, su hacha giró peligrosamente cerca de sus piernas en varias ocasiones. Además, se percataba de la gran cantidad de fuerza que tenía que hacer para penetrar y dividir la madera.

Pensando en maneras de hacer su trabajo más fácil y seguro, comenzó a desarrollar numerosos prototipos que dieron lugar a la creación de la Leveraxe (así se llama el hacha que ha diseñado). 

Está hecha de acero y pesa un poco menos de dos kilos. Su centro de gravedad, que no está directamente encima de la cuchilla, sino a un lado hace que el hacha caiga automáticamente en ángulo y parta la madera con un solo golpe

La Leveraxe utiliza la acción de la palanca, para separar un tronco en secciones. Se usa igual que un hacha convencional, salvo que hay que relajar un poco el control del mango cuando el metal golpea el tronco, para que se incline automáticamente hacia la derecha, separando la parte cortada con la misma fuerza del golpe. Eso evita en gran medida que la hoja del hacha se quede pegada en el tronco. 

El resultado es que, con su hacha, cortar troncos es mucho más fácil (menor esfuerzo) y también más eficaz.

El hacha está pintada de colores muy llamativos (rojo y amarillo), para que sea fácil de detectar si es que se deja en el suelo.
.
Karna ha decidido patentar su invento, que vende por unos 190 euros. Por supuesto, ya está disponible en internet (Leveraxe).

No hay comentarios: