29 noviembre 2013

Creatividad y fútbol



La creatividad es susceptible de presentarse en cualquier campo. Continúa leyendo y conocerás uno de los ejemplos creativos más renombrados en el centenario deporte del fútbol.
El hecho en cuestión se produjo nada menos que en la final de la Eurocopa (la de 1976).
 
El partido se celebraba en Belgrado, había acabado 2-2 y después de la consiguiente prorróga, en la que el marcador no se movió, se llegó a la tanda de los penalties

La selección checa era el encargada de lanzar el último penalti. Delante del jugador checo designado para la lanzar la pena máxima, Sepp Maier, todo un mito, portero de la selección alemana (probablemente la mejor que haya tenido ese país en de todos los tiempos).

El futbolista checo, caminó pausado hacia el punto donde tenía que depositar la pelota y decidió que lo lanzaría de manera distinta, de una forma como nunca nadie lo había lanzado hasta entonces.

"Todos los porteros esperan hasta el último momento para lanzarse a la izquierda o a la derecha. Por eso decidí que lanzaría un globo por el centro". diría después el jugador checo. 

Y así fue sucedió todo. El delantero checo impactó con suavidad a la pelota y ésta describió una frágil pero precisa parábola que despistó al guardameta que ya se había lanzado hacia su lado izquierdo. El balón entró justamente por el mismísimo centro de la portería. 

Y así fue cómo este futbolista marcó un penalti que no sólo fue decisivo para que su selección ganase un campeonato de Europa (a la postre el único que conquistó Checoslovaquia en su historia) sino que también sirvió parea que el nombre de este jugador de fútbol pasase a la leyenda futbolística designando a un estilo creativo de lanzar los penalties: el estilo Panenka.

2 comentarios:

jd roman dijo...

Magnífico ejemplo :) Cierto es que Panenka nunca ganaría un premio Nobel, pero lo bonito de su gesta reside en que se puede aplicar la creatividad a cualquier actividad de la vida. Panenka recuperó el espíritu de niño juguetón que la "vida" insiste en apagar en todos nosotros.

Olé por Antonin Panenka :)

Manuel Ferrández dijo...

Un Nobel no ha ganado, no.

Leí un entrevista, sin embargo, que él estaba muy contento por el título conseguido (la EuroCopa de naciones) y también por haber marcado un gol al que Panenka consideraba el mejor guardamenta de todos los tiempos.

¿Hay algo más grande que estar satisfecho con uno mismo?