25 febrero 2011

Romper con lo conocido


Hace ya unas semanas que nos desayunábamos con la noticia pero aún no salgo de mi asombro. En China, una empresa constructora ha levantado un edificio de quince plantas en menos de dos días.

Efectivamente, las quince plantas del nuevo Ark Hotel han sido levantadas en poco más de 46 horas y media. Para revestir el edificio al completo, tardaron cerca de cuatro días.

Parece algo extraido de una película de ciencia ficción, pero es rigurosamente cierto. La clave para este lograr este reto ha sido utilizar nuevas técnicas de construcción de edificios, inéditas hasta ahora.Esas técnicas, además, posibilitan que existan seis veces menos elementos de construcción que en un edificio convencional, además los materiales del nuevo edificio son mucho más ligeros (250 kg/m2) que los tradicionales (1.500 kg/m2). Los pisos y las paredes son sólidas, herméticas e insonorizadas, y ofrecen una eficiencia energética cinco veces superior a la de los edificios con construcción tradicional.

Cualquiera podría pensar que la construcción rápida de un edificio como éste puede poner en juego aspectos relacionados con la seguridad. Nada más lejos de la realidad. Al menos, el edificio ha pasado el más que exigente nivel 9 en las pruebas de resistencia contra terremotos.

Creatividad es... "jugar" con los materiales.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

IN-CRE-I-BLE, Manuel. No pensaba que pudiera ver esto. Intuía que podía llegar a ocurrir, pero lo sentía muuy lejano. Buen post.

Saludos.

RZ

Manuel Ferrández dijo...

Pues parece que ya está aquí...

Y sospecho que disrupciones de este tipo sólo son el preludio de lo que se avecina.

Saludos,