24 enero 2018

Reducir nuestras interferencias


Prosigue el interés de las empresas porque sus trabajadores "sean creativos". Se trata de un punto de partida claramente erróneo. Por supuesto, ya lo son (en potencia). ¿Has visto alguna vez a algún niño de 5 años que no lo sea? La creatividad es una habilidad natural.

La razón principal por la que ahora, de adultos, no la ponemos tanto en juego radica en nuestras propias interferencias. Piensa lo siguiente: ¿Por qué le cuesta tan poco a un niño aprender un idioma extranjero?  El principal motivo es porque aún no ha aprendido a interferir en su propio proceso de aprendizaje. 

Por ello no quiero decir una acumulación de información, sino el descubrimiento de algo que cambie tu comportamiento (aunque se trate de un comportamiento interno, como una forma de pensar).

Pensar que somos creativos es la principal manera de empezar a librarnos de las interferencias que nos impiden serlo. 

No hay comentarios: