20 abril 2015

¿Tiene futuro tu trabajo?


Oculista, productor de plumas o fabricante de pararrayos se encontraban entre las ocupaciones que más futuro tenían en 1850. 

Si miramos esa misma lista en 2015, veremos que algunas ocupaciones son verdaderamente atemporales: showman, panaderos, médicos, veterinarios, ingenieros civiles y abogados están entre las ocupaciones más deseadas. También estaban entre las profesiones "más soñadas" en 1850.

¿Qué les pasará, sin embargo, a los proyeccionistas de cine? ¿Les sucederá lo mismo que a los grabadores de claderas de antaño? 

Ya lo sabemos. En muchos casos, los puestos de trabajo se han automatizado o se han subcontratado o se realizan a distancia, o simplemente han cambiado tanto que no se parecen a lo que antes eran. ¿Quién necesita ahora a un distribuidor de hielo cuando cada hogar tiene una nevera con congelador incorporado?

Estos cambios forman parte del proceso descrito por el economista Schumpeter como "destrucción creativa". Con el paso de una economía agrícola a una economía industrial y posteriormente a una economía del conocimiento, muchas profesiones se vuelven obsoletas y son reemplazadas por otras.

El proceso antes era lento, irregular y ofrecía cierto plazo de espera para los trabajadores para adaptarse. Ahora ya no estoy tan seguro de eso. Lo que parece claro es que resulta muy difícil que un mismo trabajo dure toda la vida profesional de una persona. 

La buena noticia es que también aparcen nuevos nichos y nuevas profesiones. Constantemente (asesor genetista, instalador de placas foltovoltaicas, etc.). Con un poco de creatividad, esfuerzo y persistencia uno puede incluso generar su propio nicho de negocio. Al menos durante un tiempo...

No hay comentarios: