09 marzo 2015

Responder a las nuevas ideas




Lo que un líder dice y hace cuando una persona de su equipo acude a él con una idea puede estimular la innovación o sofocarla para siempre. Todos los estudios muestran que un importante porcentaje del clima creativo en las organizaciones está relacionado directamente con el comportamiento de los líderes.

La precaución, el escepticismo, el juicio y la desestimación son respuestas comprensibles - y típicas - a las nuevas ideas. Sin embargo, estas respuestas matan la innovación.

¿Qué hacer entonces? Los líderes necesitan desarrollar una mentalidad de innovación – además de poner en marcha procesos de innovación, herramientas y habilidades.

Esta mentalidad innovadora ha de incluir factores diversos:

Curiosidad.

Las personas que son buenas para hacer que las cosas sucedan son de por sí curiosas. La curiosidad alimenta la adquisición de nueva información y sin duda constituye la fuente de la creatividad y de la innovación. Los líderes de la innovación son curiosos sobre por qué las cosas son como son, están abiertos a hacer las cosas de manera diferente y dispuestos a probar cosas que no encajan perfectamente con sus propias suposiciones. Los líderes curiosos preguntan: "¿Qué pasaría si?" "¿Por qué?" o "¿Cómo podemos hacer algo diferente?" Cambian su enfoque del "No hay manera de que podamos hacer esto..." a uno similar a "Me pregunto cómo podríamos hacer que esto suceda" Tenlo bien presente: cuando uno siente que ya sabe la respuesta, no hay curiosidad.

Tolerancia a la ambigüedad.

La ambigüedad es incómoda y también difícil. Pero, por otra parte, la capacidad de reducir la velocidad y de sentirse bien con la ambigüedad es indispensable para innovar en la complejidad. Los líderes de la innovación equilibran la necesidad de moverse adelante con la necesidad de mantenerse abiertos a distintas opciones. El pensamiento creativo y las soluciones innovadoras se incrementan cuando los líderes están dispuestos a permanecer más tiempo abiertos a las posibilidades.

Juicio afirmativo.

En lugar de decirle a la gente lo que no les gusta de la idea o lo que no funcionará, los líderes de la innovación hacen que la gente sepan lo que les gusta de su idea. En otras palabras, señalan los puntos fuertes y el valor de una nueva idea o solución. Esto permite que el equipo sepa que hay de nuevo y útil, y también asegura que se conserven los atributos más valiosos a medida que la idea evoluciona. El juicio afirmativo también proporciona reconocimiento y promueve un sentido de logro y de progreso que, para muchos expertos, es el factor principal que los empleados necesitan para mantenerse motivados.

Persistencia.

Las nuevas ideas son, por definición, raras, inusuales, extrañas y diferentes. Por tanto, la venta de esa idea a los demás hasta lograr que la compren conlleva mucho trabajo y mucho tiempo. Cierto líder que conozco pide a sus colaboradores que si cuando proponen una idea él dice "no", no se rindan. Les dice que si todavía creen en la idea, traten de presentar la idea de otra forma hasta que él vea finalmente el valor de ésta. Para él, eso es lo que significa el "empowerment". Los líderes de la innovación empoderan para hacer lo que se necesita (cosa que por lo general requiere de una gran persistencia).

 
La innovación no tiene lugar sin liderazgo. Independientemente de la brillantez de tu estrategia, recuerda que la cultura te apoyará o acabará contigo. Puesto que los líderes tienen un impacto significativo en la cultura, te toca a ti como líder desarrollarla. Así que la próxima vez que escuches una nueva idea o se te pida que valores una nueva solución, piensa en si te inclinas por liderar la innovación o por dejar que la oportunidad pase de largo.

No hay comentarios: