24 octubre 2014

Cascos


Al comienzo de la Primera Guerra Mundial el uniforme de los soldados británicos incluía una gorra marrón de tela. No poseían cascos de metal. 

A medida que la guerra continuó las autoridades militares comenzaron a alarmarse por la gran proporción de heridos en la cabeza. Decidieron entonces reemplazar la gorra por un casco metálico

Sin embargo, se sorprendieron al descubrir que la incidencia de heridas en la cabeza aumentaba. Puede considerarse que la intensidad de la guerra era la misma antes y después del cambio. 

¿Por qué aumentó la proporción de heridos en la cabeza por batallón cuando los hombres llevaban cascos metálicos en lugar de gorras?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Los cascos militares no estaban diseñados para protegerse de impactos directos de balas, aun así generaban cierta sensación de seguridad en los usuarios que los hacían tomar menos precauciones que cuando usaban gorras de tela.
El resultado era más lesiones con casco que sin ellos.