02 junio 2014

Andar aumenta la creatividad





¿Alguna vez has tratado de resolver un desafío particularmente difícil y finalmente decidiste que lo mejor era dar un paseo para tratar de aclarar la cabeza? Un nuevo estudio de Stanford indica que existe una evidencia científica de que el hecho de caminar mejora el pensamiento creativo. 

El estudio publicado muy recientemente ha sido co-escrito por Marily Oppezzo, un graduado de doctorado de Stanford, en el campo de la psicología de la educación, y Daniel Schwartz, profesor de educación también en Stanford.

Para probar la teoría, los investigadores compararon los niveles de pensamiento creativo de los participantes en el estudio bajo una serie de diferentes condiciones: sentados en una sala, sentados fuera y empujados en una silla de ruedas (para simular la experiencia visual de ir a pie), caminando en una cinta en una habitación blanca y caminando en el exterior.

Los investigadores midieron la creatividad mediante la asignación de los participantes a un número de diferentes tareas que requieren pensamiento creativo. Por ejemplo, los participantes recibieron distintos conjuntos de tres objetos diferentes y se les pidió que pensaran en usos para los objetos que no fueran su función típica. Cuantos menos participantes daban una determinada respuesta, más puntos se asignaba a esa idea como creativa. También se eliminaban las respuestas que no constituían aplicaciones adecuadas a los objetos (si decían por ejemplo que se podía utilizar un neumático de camión como un anillo del dedo meñique).

Los resultados fueron contundentes: caminar de forma consistentemente generaba niveles mucho más altos de creatividad que estar sentados. Para los participantes evaluados dentro de la sala, caminar en una cinta producía una mayor creatividad (evaluada en un 60 % más) en comparación con las personas que estaban sentadas en esa misma sala.

En otra prueba, se pidió a los participantes que expresasen analogías complejas a partir de frases básicas. El 100 % de los participantes que paseaban en el exterior fueron capaces de llegar a por lo menos un analogía compleja y completamente original, en comparación con únicamente el 50% de los participantes que estaban sentados en el interior de la sala.

Los investigadores subrayan, eso sí, que caminar no parece tener ningún efecto positivo sobre el tipo de pensamiento que utilizamos cuando estamos enfocados en responder a problemas que tienen una única respuesta correcta.

En todo caso, cuando tengas un reto creativo sal al exterior y pasea. Las musas te serán más propicias que si te quedas encerrado en una habitación.

No hay comentarios: