10 noviembre 2013

El disco (la democratización del sonido)



Anteayer, se cumplió el 126 aniversario del disco como soporte técnico a la grabación sonora.  Fue precisamente el 8 de noviembre de 1887 cuando Emile Berliner patentaba un nuevo sistema de grabación al que llamó gramophone. El nuevo invento consistía en una placa plana de cristal endurecida con aceite y carbón (hasta entonces todos los sistemas de grabación eran verticales); una vez marcada esta placa por la aguja se procedía por fotograbado a  reproducirla en otra placa de metal que podía servir para hacer nuevas copias. 

En la primavera de 1888, Berliner sustituyó esta placa por otra de zinc recubierta de cera que después de un tratamiento por ácido permitiría moldear una matriz para prensar discos de caucho endurecido de un diámetro de 13 centímetros; para su correcta escucha era necesario girar la manivela del gramófono 70 veces por minuto. El 16 de junio Berliner lo presentaba en público creando la primera firma destinada a comercializarlo. 

Edison, impulsado por los adelantos de Berliner, recuperó el fonógrafo que había patentado en 1878 (él fue quien dejo grabado el primer tema musical en 1877: tarareó la  canción infantil "Mary had a little lamb" y dejó grabada su voz en un cilindro de estaño). Con el perfeccionamiento de su invento comenzó la edición comercial de cilindros grabados en 1889, pero pronto tuvo que ceder ante las ventajas que el disco de Berliner acumulaba. Edison dejó de fabricar sus cilindros y dedicó todos sus esfuerzos al disco plano. 

El negocio del gramófono comenzó a expandirse por todo el mundo haciéndose ya muy difícil de discernir si las motivaciones de cada mejora o adelanto eran puramente científicas o comerciales. 

El primer hito discográfico se produce en 1903 cuando la sucursal italiana de Berliner edita la grabación de la ópera de Ernami de Verdi en 40 discos de una sola cara. Al año siguiente aparece en Alemania el primer disco de dos caras.  
.
En 1931, Alan D.  Blumlein patenta el primer sistema estereofónico, la EMI graba algunos discos pero no se atreve a publicarlos. Walt Disney lanza en 1940 la película Fantasía con la banda sonora en estereofonía, pero habrá que esperar  hasta 1957 para ver el primer disco estereofónico en el mercado. En ese tiempo, Peter Sodmark desarrolla para CBS el disco elepé de 30 centímetros de diámetro y 33 1/3 revoluciones que permite casi una hora de grabación. En 1971 aparecería la cuadrafonía que terminaría engulida por la impasibilidad del mercado.

Luego vendría el disco compacto, auque bien es verdad que la única relación que este producto tiene con el disco es su forma redonda dado que el sistema de grabación, fabricación y lectura son totalmente diferentes a los patentados por Berliner. El vinilo se sustituyó por el moderno material de plástico prácticamente inalterable, los surcos grabados por impulsos magnéticos y la rudimentaria aguja por un rayo láser.

Dando una mirada lateral, más allá del disco, y superponiéndose a este recorrido histórico, conviene recordar las grabaciones eléctricas en 1919 y la aparición del primer magnetófono y de las primeras cintas magnéticas, producidas por AEG y BASF, respectivamente, en 1935. El primer magnetófono estereofónico aparecería en 1949 y un año después la primera cinta comercializada por ese procedimnientro. Philips desarrollo el casette en 1964, revolucionando el mundo de la grabación amateur. 

Un año después aparecerían los cartuchos de ocho pistas que tuvieron una fulgurante y efímera vida igual que una interesante variación de casette propuesta por Sony: el elcaset. Aunque la calidad ofrecida por Elcaset era muy superior a la del formato tradicional del casete (el grosor de cinta era el doble de ancho, 1/4 de pulgada frente al 1/8 de pulgada), el sistema de Sony no pasó de ser una mera curiosidad. Llegó demasiado tarde, justo cuando el formato tradicional del casete (de 1/8 de pulgada) estaba en pleno apogeo. Luego ya vendría la grabación digital en soporte videográfico pero ya es otra historia.

Por supuesto, hace ya mucho tiempo que los inventos tecnológicos en este campo están por encima de las posibilidades de captación del oído medio. Por otra parte, al otro lado de la balanza, hay que destacar que toda esta carrera permitió poner a la música, en todas sus variedades, al alcance de todo el mundo. 

Así pues, podría decirse, que el invento que se presenta en esta entrada democratizó el sonido.

No hay comentarios: