05 julio 2012

Enfoques para la innovación



¿En qué consiste realmente la innovación? Algunos creen que es distinta de la creatividad. Otros consideran que debe ir más allá de una pequeña mejora. Muchos piensan que se necesita mucho dinero, ya que la innovación implica buscar y adoptar grandes riesgos con grandes ideas y cambios radicales en las convenciones. Otros opinan que sólo es el territorio de la gente que utiliza el hemisferio derecho.

Todos estos sesgos son limitantes y sólo sirven para excluir a las personas normales de la innovación. Una de las definiciones mejores y más simples de innovación es la mencionada por David Neeleman, fundador de JetBlue: "La innovación trata de buscar una forma de hacer algo mejor de lo que antes se ha hecho."

Tres historias sobre innovación muestran cómo los diferentes estilos de pensamiento pueden conducir a exitosos avances espectaculares.

1. El enfoque científico

El ciclista Lance Armstrong descubrió que podía subir mejor una montaña de pie y girando las marchas inferiores con una cadencia muy superior a la práctica ampliamente aceptada de manejar grandes engranajes en una posición sentada. Amstrong realizó un acercamiento científico a un problema: ¿Cuál es la mejor manera de escalar una montaña en una bicicleta, teniendo en cuenta mis condiciones? Al aceptar y respetar la limitación del medio, él aprovechó las limitaciones en su esfuerzo por dar con nuevas ideas y métodos. Su record no ha sido igualado por nadie: siete Tours consecutivos.

 2. Búsqueda incesante de lo mejor

Si bien algunas innovaciones que cambian las reglas se deben a un golpe de genio, la mayoría de innovaciones eficaces surgen a partir de una rigurosa búsqueda de la solución óptima. Los avances inesperados tienen poca cabida en el esquema estratégico de las cosas, porque muy a menudo se trata de ideas excepcionales o accidentes felices, y no son repetibles. No se puede construir un negocio en la casualidad, ya que no es predecible ni fiable.

La clave es la constante búsqueda de lo mejor.

La marca Lexus es un ejemplo de ello. Toyota trabajó incansablemente en la mejora continua durante 45 años antes de lanzar la línea de lujo. A continuación, tardó sólo dos años en desplazar del número uno de la lista de ventas a Mercedes-Benz y BMW, arraigados durante generaciones y hasta entonces adalides de los vehículos de lujo en los coches de importación en Estados Unidos.

3. Adaptarse a la realidad actual

Lo que distingue a una gran innovación es su capacidad para servir a las necesidades de la sociedad, de hacer una contribución valiosa y significativa.  

Una gran innovación encaja: se ajusta a la empresa innovadora, se adapta a los tiempos, y encaja dentro de un sistema mayor. Una gran innovación da forma a las actitudes y comportamientos de las personas. Una gran innovación, grande o pequeña, cambia la forma de pensar y de trabajar de la gente. Una gran innovación permite que otros ven en ella su propia oportunidad de una vida nueva y mejor. Una gran innovación, como un gran liderazgo, tiene como objetivo crear un cambio significativo.

No hace demasiado tiempo, el mundo de la música luchaba contra la tendencia a compartir y descargar canciones a través de Internet (defendiendo a muerte el viejo sistema). Luego apareció Apple, con un ingenioso y pequeño reproductor MP3 llamado iPod. Pero no se trataba simplemente de otro reproductor MP3. Era un ecosistema completamente nuevo, iTunes, que ofrecía las canciones de la manera como la gente quería, y que estaba diseñado para permitir que el iPod y sus usuarios encajaran perfectamente en todo el mecanismo. Apple llegó a acuerdos para que todo el mundo ganara. Se adaptó a la realidad actual

En tu empresa, ¿qué tipo de pensamiento guía la innovación?

No hay comentarios: